Por qué aprenderse de memoria la partitura no es hacer trampa (para principiantes y no tanto)

Una de las cosas más comunes que me suceden cuando llega un alumno nuevo a tomar clases conmigo es que luego de las primeras clases, cuando ya empiezan a tocar sus primeras pequeñas obras, suelen hacerme alguna de las siguientes preguntas:

¿Puedo tocar de memoria?
¿Está mal si toco sin leer porque “ya me sale” (o ya me lo sé)?
Ahora casi no leo la partitura porque ya me acuerdo lo que tengo que tocar, ¿no importa?


piano-partitura-tocar de memoria


“Tocar de memoria”

Siempre me da gracia porque en realidad, les termino explicando, que es bueno para ellos poder memorizar enseguida que tardar mucho tiempo en hacerlo.

La pregunta, que normalmente viene en un tono con un poco de culpa se da porque al empezar a leer partituras por primera vez se dan cuenta que pueden empezar a tocar lo que acaban de leer, solamente repitiendo lo que ya aprendieron pero esta vez de memoria.

Y enseguida les digo que no hay nada malo en esto, pero siempre que se haga correctamente.

Las partituras son solamente un medio, nuestro objetivo es hacer sonar la música que ésta contiene escrita, y aunque a veces no parezca tan obvio, para aprender a tocar el piano es necesario memorizar lo que tocamos desde el primer día.

¿Por qué es necesario tocar de memoria? Porque el sólo de hecho de tocar el piano es posible gracias a nuestra memoria!

Pongamos un ejemplo extremo para desafiar lo que acabo de decir.


La lectura a primera vista

Pensemos por un momento en un pianista con una lectura a primera vista increíble, que puede tocar prácticamente cualquier partitura que le pongamos delante en el momento: ¿Cómo hace para tocar lo que está leyendo tan rápido?

La respuesta no es tan obvia si no la razonamos por un momento, pero es efectivamente:  Memorizando.

Este pianista lo que hace es tener una gran capacidad para ver y recordar unas cuantas notas de los tiempos o compases siguientes muy rápidamente y esperar el momento correcto para tocarlo. Es algo increíble, pero casi nunca nos pusimos a pensar en esto, verdad?..

“Leer una partitura a primera vista” en realidad es más parecido a decir”memorizar a primera vista” aunque no lo parezca!

Entonces, volviendo a si memorizar desde los primeros días es algo malo o no, queda claro que no es ni malo ni bueno, es algo necesario. Necesario para poder aprender, porque aprender es también en cierto modo memorizar cosas: notas, posiciones de la mano, sensaciones, acordes, escalas, y todas esas cosas que nos hacen ser un pianista.

Ahora bien hay que hacer una salvedad, y es la siguiente, memorizar las notas de una obra y tocarlas de memoria no significa abandonar la lectura de la partitura.


Una verificación constante

Yo les explico a mis alumnos que prácticamente todo lo que toco en el día a día lo tengo “de memoria” pero que igual siempre leo las partituras cuando estudio, y siempre están arriba del atril.

Exceptuando las obras que recién estoy aprendiendo (a las cuales la lectura exhaustiva y precisa de la partitura es algo obviamente esencial), lo que hago (y hacemos la mayoría de los pianistas) con las que “ya sabemos” es siempre una verificación constante: Verificar el tempo, las alteraciones, las notas, los acentos, las dinámicas, etc. y asegurarnos que son las mismas que tenemos en nuestra mente.

Tener la partitura a la hora de estudiar no perjudica en nada y debería ser lo más común, porque es lo necesario para aprenderla bien, por eso memorizar, de nuevo, no es dejar de leer la partitura de lado, sino al revés leerla con más detalle y compararla constantemente con lo que tocamos para cuando llegue el día del concierto esté todo en su lugar y sin “inventos” propios.


Mi consejo

Si sos principiante (o no tanto) y estás leyendo esto acordate una cosa, está permitido tocar de memoria y es necesario, cuanto antes lo puedas hacer mejor, pero lo que está prohibido es reemplazar la partitura con un recuerdo vago de lo que es, con una imagen mental pobre, sin estudio, sin atención a las indicaciones y apenas recordando las notas, que incluso podrían estar mal leídas.

Podés tocar de memoria todo lo que quieras pero un consejo: dejá la partitura siempre enfrente, y aunque toques de memoria y ya te la sepas de arriba a abajo, leela al mismo tiempo que toques y anda constatando siempre que esté todo bien, más de una vez puede que te encuentres con una sorpresa.


Y ustedes,  ¿qué piensan de tocar de memoria?, ¿dejan siempre la partitura puesta cuando estudian?, ¿les resulta difícil memorizar? Compartan sus respuestas abajo en los comentarios!

Eso fue todo y espero que si les gusto o les fue útil me ayuden compartiendo el artículo en facebook o twitter asi puede leerlo más gente. También recordá que podés seguir las publicaciones de pianogratis suscribiendote por email (la opción está arriba en el menu lateral derecho).

Saludos y hasta la próxima publicación,

Paker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s